23 ene. 2008

¿Seguros en las rutas?
Debemos cumplir las normas al viajar


El tránsito es sin duda todo un tema para los argentinos. Los análisis que dispara son muchos en cuanto al no cumplimiento de las normas y el por qué del aumento constante de accidentes en los caminos.

En primer lugar, el no respetar las señalizaciones es la principal causa de los problemas a la hora de manejar.

A eso se le suma el nerviosismo y falta de conciencia que mantienen los conductores al volante, y como agravante; el sistema de penalización está colapsado.


Ejemplo de esto son las más de dos millones y medio de multas que prescribieron este mes, sin ser cobradas por la Unidad Administrativa de Control de Faltas.

Si las notificaciones y multas no llegan a cumplir sus objetivos, que son penalizar al infractor, el sistema de control de transgresión de normas desaparece completamente.

De esta manera, los accidentes en las rutas y calles se multiplican. Costumbres como “apurar” al automóvil que viaja adelante, pasar al conductor en caminos donde no está permitido, “competir” para llegar primero, cruzar semáforos en rojo, ignorar señalizaciones que prohíben giros en U, no respetar la prioridad de quien aparece por la derecha en un cruce de calles, y el no tener en cuenta la prioridad del peatón por sobre los automóviles hacen que el caos y los peligros en las calles aumenten.

En las rutas, otro agravante, que también tiene que ver con el no cumplimiento de normas y la falta de concientización, son los micros de larga distancia.
Estos vehículos son directamente, otro riesgo a la hora de viajar. Está comprobada su peligrosidad por ser en su totalidad los micros de dos pisos los que cubren la demanda del servicio de transporte de larga distancia.

El hacer oídos sordos a los análisis que detallan la falta de estabilidad de esos micros, junto a otros problemas como la falta de descanso de los conductores, la trasgresión de la velocidad permitida y el estado de las rutas son causas de los accidentes de tránsito que en esta época del año se repiten constantemente.

Todo esto debe ser tenido en cuenta si se quiere revertir la situación y bajar los índices de accidentes de tránsito en este país. Manejar con conciencia y cumplir las normas parece ser una propuesta viable si queremos mejorar los viajes y sentirnos más seguros en las rutas.